Por qué no disparo en Raw.

Con esta entrada, muchos me van a tildar de hereje, van a clamar a los cielos para que me defenestren y así evitar que los niños y jóvenes se contaminen con mis sucias palabras, producto de retorcidos pensamientos.
No. No tiro en Raw.
Y tengo mis razones.
La primera, y más obvia, es por que no le da la gana. Y no me da la gana por que soy muy perro. Perro en el horóscopo chino, y perro por gustarme más el sofá que a un perro un hueso (cuando no le dejo subir al sofá, claro).
Aclarado este sutil punto, seguimos.
Recordemos que no vivo de la fotografía. Por lo tanto para mí no es ninguna fuente de ingresos. Para mí es como un vicio. Una pasión.
Por lo tanto, después de haber hecho una buena cantidad de disparos, os aseguro que lo que menos me apetece es empezar a ajustar las imágenes una a una. No. Me da mucha pereza. No me apetece lo más mínimo. Cómo mucho, para quitar una dominante, lo puedo hacer sobre un JPG. (Llegados a este punto, tengo a las puertas de mi casa a los aldeanos vociferando con antorchas ..)
«Ya, pero el Raw tiene más profundidad de color».
Vamos a ver. Durante muchos años he tirado diapositivas con cámaras tirando a básicas. Y en la diapositiva, lo que revelas es lo que hay. Si la imagen está mal expuesta, es que he medido mal la luz. Si tiene dominante, es que no he sabido filtrar el tipo de luz. En definitiva, sí por aquel entonces, como mucho, podía filtrar un poco al sacar una copia en papel, ¿ahora me voy a volver loco con el Raw? ¿En serio? Si no soy capaz de sacar la toma bien a pelo ¿Voy a estar pensando siempre en la pospo?. La verdad. No.
Me parece muy bien que haya gente que quiera tirar en Raw. Incluso los que quieren tirar en Raw con el móvil (que los hay), y luego quieren pasarse horas ajustando la imagen a su gusto.
Es admirable lo que llegan a conseguir en pospo. Más aún si forma parte de su trabajo. En ese caso, desde luego, resulta imprescindible para obtener un resultado óptimo.
Pero en mi caso, tiro una ingente cantidad de jpg, con los que luego trabajo a gusto. Y si una foto me sale mal, pues me jodo. Que forma parte del encanto de la fotografía.
Otra razón es más que obvia. La capacidad. Los Raw ocupan mucho. Y si habéis leído el post anterior, sabréis la ansiedad que me provoca quedarme sin espacio. Por que tengo la mala costumbre de no revisar las fotos hasta que termino. Vicios que tiene uno.
Aunque llegado a este punto, y para poder defenderme ante un tribunal de la Inquisición, diré que a veces si que tiro alguna foto en Raw. Cuando no tengo tiempo de plantearme la foto, la luz es complicada y quiero «asegurarme» el tiro. Tengo unas cuantas en Raw en el disco duro, obviamente sin editar.
Si, soy un salvaje. Pero si soy así, ¿Para qué cambiar?.
Ahora ya sabéis, si me veía por la calle haciendo fotos, podéis señalarme y murmurar «ese no tira en Raw, es un animal»….

Etiquetado ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.