Avila’s party

Ayer tuve la suerte de colarme en una «fiesta» del viaje que está haciendo Luis Camacho con sus alumnos.

La verdad es que fué triplemente divertida. Primero por volver a encontrarme con Luis, lo cual no es fácil teniendo en cuenta que vivimos cada uno en una punta de España.
Por otro lado, por el ambiente y la alegría sincera de la fiesta.

La tercera alegría fué poder poner a prueba la Olympus. mínima luz, blanco y negro, iso 3200, nada de Flash, Modo manual y ese pedazo de estabilizador que aguanta hasta 5 diafragmas. Y la verdad es que cumplió las espectativas, y sobradamente.

Por otro lado, dar las gracias a todos ( y todas, claro!), por el fantastico ambiente así como la acogida. Os pido disculpas por no haberos «pillado» a todos, pero ¡que huevos!, también tenía que disfrutar un poco ¿ no?, y de eso me fuí bien servido.

Quizás os interesa saber que cuando me fuí a casa, que vendrían a ser la una de la «madrugá», me fué caminando haciendo fotos con toda la tajá. Me perdí, llegué a casa a las tantas, dormí una mierda, me fuí a trabajar con un mal cuerpo que ni  Igor, del pequeño Frankestein (se pronuncia » Aigor»), y ahora estoy disfrutando de un magnifico resfriado que me ha enviado directamente a la condición de «patético de la vida».

No obstante, todo vale la pena. Sobre todo la siguiente foto, que por lo que a mi respecta, me parece una imágen cargada de locura y ternura por partes iguales.

Gracias por este magnifico momento. Momentos como estos dan sentido a muchas cosas.

Como siempre, la galería completa ( a pesar de ser una selección), aquí.

 

2 pensamientos en “Avila’s party

  1. Un placer conocerte

    1. Igualmente. Grandes momentos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.