Fotografía para punkies 6: La exposición

Bienvenidos a una nueva entrada del inefable curso de Fotografía para punkies, el curso de fotografía explicado para gente en pleno bajón de anfetaminas.

Hoy vamos a tratar el tema de la exposición. Es decir, el acto de exponer un material sensible (haluros de plata, o el sensor CMOS de la cámara) a la luz, durante un tiempo concreto, para conseguir una imagen latente más o menos compensada (con un buen equilibrio de luces y sombras).

Pero como así, de golpe, puede ser un poco denso, vamos a explicarlo de una forma más gráfica con:

Cómo soltarle una buena galleta a un finlandés.

Bien. ante todo, entendamos galleta como cachete, guantazo, chuleta, sopapo, guantada, bofetón, cate, mamporro, mojicón, revés, soplamocos, tabanazo, tapaboca, torta, tortazo, manotazo, papirotazo, pescozón, cachetón, coscorrón, cachetada, golpe e incluso carrillada.

Para tal menester, necesitamos, sin ánimo de ofender, a un individuo de origen nórdico, para que se quede bien rojo del sopapo.

En este experimento juegan tres factores:
-El tamaño de la mano. A mano más grande, más exposición. Más superficie de la cara como un tomate.
-Las ganas con las que le metas. A más velocidad, menos se la ve venir.
-Y luego el finlandés, de piel muy sensible. Porque para conseguir el mismo rojor en alguien más moreno, o tienes más mano, o metes con más ganas. (¡incluso deberías hacer ráfaga!)

Llegado a este punto, podemos entender que el tamaño de la mano es el diafragma, con el que controlamos la cantidad de luz que llega al material sensible. A más grande es la manopla, más superficie abarca y más colorea, pero menos definición.
En cuanto a las ganas, se entiende que es la velocidad de exposición. No es lo mismo soltar un bofetón de esos que te dan uno y no te da tiempo a pedir otro, que los otros en los que parece que te han pegado con un besugo en la cara.
Luego tenemos a Jukka, el finlandés de piel blanca y nombre desafortunado (Jukka significa «Dios es misericordioso» en finés. Un mal día, chaval). A más blanco, más ISO (más sensibilidad), por lo tanto, con menos galleta se queda más rojo (latente, claro). Así pues, puedes arrear una galleta muy rápida y mano pequeña, para conseguir una imagen muy detallada (lo que se llama «moretón»).

La conclusión es que, para meter una buena galleta, debemos jugar con los valores del tamaño de la mano, las ganas con las que soltamos la galleta, y la sensibilidad del bueno de Jukka. Es decir, la cantidad de luz, el tiempo que esa cantidad de luz llega al material sensible, y las características del propio material sensible.

Iremos desgranado estos conceptos en las siguientes entradas.

En este video podéis apreciar la diferencia entre fotografiar con un Iphone o con una full frame.

Mientras tanto, ya sabéis.

¡De un guantazo, podéis dejar a alguien bien retratado!

2 pensamientos en “Fotografía para punkies 6: La exposición

  1. ¿Y lo que se aprende leyéndote? ….. ah! De fotografía también eh?

    1. Aprendiendo fotografía a ostias, como en los viejos tiempos!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.