Todo depende del cristal con que se mire

Y en nuestro caso, el cristal se refiere a la óptica.

En esta entrada os vais a llevar un dos por uno. La tenía pensada hacía tiempo, pero ayer  vi una magnifica película (luego os hablo de ella, ansiosos) y se creó una conjunción temática. Así que aquí estoy.

Me gusta la fotografía, y posiblemente a ti, que me lees, también. Si me pongo a hacer fotos a mucha velocidad, tengo una película. Por lo tanto, me gusta el cine. Fotografía en movimiento.

En el cine, nos fijamos sobre todo en la historia, la interpretaciones de los actores, los diálogos, la banda sonora….

No solemos estar muy atentos a la fotografía (temática sobre la que me gusta abordar las películas en este blog).
Pero buscando buscando, me dí de bruces con una variable que ni siquiera me había llegado a plantear.
Para hacer una película, al igual que una fotografía, entre otros factores, son necesarias una iluminación, o fuente de luz, una cámara, un soporte sensible (película) y unas ópticas. Y son estos tres últimos valores a los que nunca prestamos atención, y que forman parte de la esencia de la imagen que vemos en pantalla. ¿Qué cámara han usado?, ¿Que formato de película?, ¿Que tipo de película?, ¿Qué ópticas?.

Y ante mí se ha abierto un nuevo mundo de realidades técnicas, que han hecho que me sienta como Bowman entrando en el monolito en 2001

Y hablando de 2001, y de Kubrick, doy por hecho que conocéis la leyenda de las lentes que la NASA le prestó a Kubrick para rodar Barry Lyndon. Más que nada por que el señor Kubrick, que además de un genio era un rompe-pelotas, quería rodar la película con luz natural. Y cuando dice «luz natural», quiere decir que si en en el siglo XVIII (18, para los de la LOGSE) se iluminaba por la noche con velas, ¡se rueda con velas y punto!

Os dejo a continuación el conspiranoico documental que explica por qué la NASA accedió a dejarle dichas ópticas. Si no lo habéis visto nunca, os va a encantar.

 

Pero volvamos al principio de esta entrada.

Como os comentaba, buscando que te busco, me encontré con esta monstruosidad de artículo, que me puso los pelos como escarpias:

«Guia de Opticas para Cine»

Este interesante análisis, dividido en 5 entradas, es una maravillosa  caída libre al mundo de las ópticas en el mundo del cine, cosa que se dice pronto, pero que deja a la cristalería fotográfica como si fueran vasos de Duralex. Dicho análisis forma parte de una magnífica página web llamada «Harmónica Cinema»

Pero no solo eso, si no que además, para mi mayor deterioro mental, realiza unos análisis de películas de cine, como Satán manda. Es decir: Primero hace un pequeño análisis de la película en sí, y luego te habla del técnico camarógrafo, las técnicas empleadas, la película y las ópticas. Y así, uno se va la mar de a gusto a la cama.

por ejemplo, os dejo el análisis de «Viaje alucinante al fondo de la mente» (para empezar con algo ligero…)

Espero que disfrutéis, y tengáis más cosas en las que fijaros cuando veáis una película.

 

Etiquetado , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.