Adoquines amarillos

Cruzando el bosque, hay un pequeño camino de adoquines amarillos que llevan a la parte trasera de la casa de Señor Lobo. Los adoquines son de grandes proporciones, tanto, que casi hay que ir saltando de uno a otro. Será por que el Señor Lobo no acabó de entender las proporciones del Mago de Oz. Quizás por que en lugar de enanos veía albóndigas saltarinas, o por que los zapatos de Dorothy estaban rojos de tanto reventarse los pies saltando entre adoquines.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *