Macro (para pobres)

¿A quién no le gusta la macrofotografía? Acercarse al mundo minúsculo para poder fotografiarlo con detalle…

Lamentablemente, para realizar una buena fotografía macro, es imprescindible estar bien equipado: Buena fuente de luz (para poder disparar a altas velocidades y evitar fotos movidas), buen trípode (posiblemente), buena paciencia y un buen objetivo macro.

Y los objetivos macro suelen ser bastante caros. así que necesitas ser un poco rico para poder adquirir uno (a partir de unos miserables 300€ hasta el infinito).

Y ¿a quien no le importaría ser un poco rico para gastarse el dinero en un objetivo macro? (aunque posiblemente, si fuera rico, no iba a estar tirado en el suelo haciendo fotos a cosas diminutas como si no hubiera más mundo que conocer).

Por suerte, existen opciones, que rozan la miseria en vida, para poder disfrutar del maravillosos mundo de la estrechez de miras a la que nos lleva la pobreza, perdón, la macrofotografía.

Opción 1: Objetivo invertido

Dale la vuelta al objetivo.

No voy a negar que sea una opción efectiva. Primero tienes que hacerte con un objetivo manual, luego con un adaptador. A mi personalmente, esto de hacer un «objetivo invertido» (seguro que nuestra ministrisima Irenita se estarán mojando las bragas y repartiendo soborno-subvenciones a los lobbies de turno) me da un poco de cosita eso de dejar las lentes así, al aire, expuestas a que metas la pezuña o golpees con algún objeto en un momento de emoción, (con lo que el objetivo pasará a formar parte de la colección de pisapapeles de lujo y morbo).

Pero bueno, si te gusta el rollito «objetivo invertido…» tú mismo. Pero recuerda, usar siempre «la goma»

Opción 2: Lentes de Aproximación

Básicamente se compone de un juego de lentes que colocas delante del objetivo, y funcionan como una lupa. ¿Sencillo, verdad? Quizás el problema mayor es la distorsión que crea desde el centro a los bordes, con lo que no te deja mucho juego para jugar con los efectos de desenfoque horizontal (tilt shift)

Pero, por 20 acortantes (euros, perdón), que más se puede pedir. Puedes acercarte al mundo minúsculo (pero como si llevaras un par de copas)

Opción 3: Tubos de extensión

No, en serio, Ya sé que dicho así suena a técnica milagrosa para hacer crecer a nuestro «hermanito pequeño» (ese que toma las decisiones por nosotros), pero no. Los tubos de extensión son unos adaptadores que se colocan entre el objetivo y la cámara, con lo que aleja el centro óptico, y consigue un mayor aumento de la imagen. La ventaja de éstos, es que no tiene tanta aberración óptica como las lentes de aumento. Su mayor inconveniente es que es un devorador de luz (por el hecho de alejar el bloque óptico), lo que obliga a trabajar con velocidades más bajas, una buena castaña de luz, o una ISO que te deje las fotos como un plato de arroz.

Pero bueno, dentro de mi inmensa pobreza, y mi amplio espíritu de miseria, opté por este método. Así que me compré un kit de dos tubos de extensión de la marca Hongkonesa «que me lo quitan de las manos» (他们从我手里拿走 en chino)  Meike, que por unos míseros 25 euros(un día sin comer ni cenar) se pueden adquirir en la corporación.

En sí, son dos tubos de extensión de 10 y 16 mm. La vemtaja es que mantienen la comunicación del objetivo con la cámara, lo cual es de agradecer.  Montado en la cámara, queda de esta guisa.

Bueno, y ahora, unas cuantas fotos tomadas con estos anillos…

Las primeras están tomadas en el taller de The Foundry Motorcycles,  que ya vimos en otra entrada. Así que aprovechando otra visita, hice unas cuantas fotos.

Una sencilla y humilde bujía…

 

El filamento de la bombilla de faro frontal de una motocicleta.

 

La cadena de transmisión.

 

¿Sabéis esos «pelillos» que tienen los neumáticos?…

Las siguientes, sin tomadas durante un paseo (un poco con prisas)

…Y de esta piña, estos piñones….

Así pues, como buen pobre, uno se conforma y disfruta con poco. Como dice el dicho: «Anillos de extensión, consuelo de pobres»…

Como siempre, podéis ver unas cuantas más aquí.

 

P.D.: Alguno de vosotros/as me dirá algo como ¡»pero si las fotos están llenas de aberración óptica y distorsión…»!

Si. ¿Y?

Os hago saber que hace tiempo me compré un SYR  de Sonic Youth, que básicamente se componía de los trozos de distorsión entre tema y tema en un directo. No recuerdo el titulo de semejante disco, por que no lo tengo a mano…. ¿Que quienes son Sonic Youth? ¿En serio?

A estas alturas…

 

 

Etiquetado , , , ,

4 pensamientos en “Macro (para pobres)

  1. ¡Vaya fotazas, nen!
    Joder, como mola el efecto; incluso la distorsión, le sacan provecho con la perspectiva que le pones, juego de luces…
    Molan todas, pero la que más me ha impactado es la de la tapa de Olympus; es una muy biena idea para magnificar una marca comercial. Bueno, y el blanco y negro con esta técnica es alucinante…

    ¡¡Y los Sonic Youth suenan que te cagas!!

    Gracias Sensei

    1. Ja ja ja! ¡Gracias! La verdad es que el macro mola mucho. Lo malo es lo que tiembla el pulso… La edad. Y si, nada como un rabioso blanco y negro para estos tiempos de multicolor saturado.

  2. Y yo que pensaba que tenía el taller lleno de mierda y vas y sacas fotos chulas. Increíble

    1. Ya sabes. Cuanto más te acercas, menos se ve la mierda. Claro que también puede ser por que tengo buena mano para hacer fotos de mierda, lo que me catapulta, directamente, a la categoría de Fotógrafo de mierda. Y eso no se consigue de un día para otro. ¡Una mierda!, ¡eso cuesta una mierda de trabajo de mierda!…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.