Los Beach boys no usaban neopreno

No sé si alguna vez os he hablado de la pequeña Panasonic  DMC-TZ60 que adquirí hace años. Si no es así, lo dejo para otra entrada. En todo caso, esta camarita no deja de darme alegrías. Y me ha hecho darme cuenta de una cosa.

En los tiempos de la película, uno podía adquirir una película concreta en función de los resultados que esperaba. Por ejemplo, si ibas a usar diapositiva, la Fuji Velvia tenía una discreta dominante verdosa ( lo que la hacía una película fría, aunque no tanto como la Agfa), mientras que las películas de Kodak tenían una cierta dominante amarilla, lo que garantizaba imágenes cálidas (bueno, en función del laboratorio donde se revelara la película, porque no era lo mismo revelar película Fuji con químicos de Fuji, que de Kodak… Pero ese es otro cantar).
La cuestión es que con las cámaras digitales este concepto ha desaparecido. Ahora se tira con RAW, se procesa en el ordenador, con la tranquilidad de poder deshacer y volver a empezar, y se saca pechito de pavo real de «mira que bueno soy».
Es como pensar que se es buen musico por el mero hecho de saber pinchar.

 

La cuestión es que la mayoría de las cámaras digitales, además de llevar el inefable modo inteligente (para gente carente de ese don), suele venir equipadas con un buen arsenal de filtros predefinidos, (excepto las cámaras de Fuji, que elevan ese concepto más allá de la puerta de Tanhauser, con su «simulación» de película).

La cuestión es que , en mi caso, la pequeña Panasonic tiene un filtro de Banco y negro (prácticamente sin grises, o lo que se acercaría a la película Lith de antaño), que no he conseguido reproducir, ni por medio de ajustes, con la Olympus.
¿A que viene esto?
Básicamente a que las cámaras digitales tienen su propio carácter, lo cual, a mi parecer, les confiere cierto valor añadido. Por ejemplo. La Panasonic tiene un modo manual que deja mucho que desear (¡bueno, es una compacta!), pero «ese» blanco y negro le da un carácter único que hace que cuando salga con ella vea el mundo de otra manera. (por que lo prefiero a andar luego procesando las imágenes, básicamente por el tema de aceptar el resultado, como ya os he hablado otras veces).

Aquí os dejo unas fotos que tomé hace unos días, de unos surfistas de mediterráneo (que sin ánimo de desmerecer, viene a ser como el café descafeinado con sacarina).
Las fotos están tomadas desde la orilla, por lo que tanto el tele como el estabilizador se portaron muy bien. Las fotos son salidas directamente de cámara en JPG, sin pasar por maquillaje.

Como siempre, la galería aquí.

Etiquetado , ,

4 pensamientos en “Los Beach boys no usaban neopreno

  1. La primera no es de surf, pero parece de Cartier-Besson. Me encanta!!

    1. Si. La primera es más del estilo de lo que te queda cuando ya no tienes cuerpo para hacer surf…

  2. Las fotos estan guapas!

    1. Gracias! Faltaban unos buenos tiburones. Pero ya sabes que en el Mediterráneo no quedan ya ni boquerones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.